Menu

En la historia reciente, cada década ha tenido sus drogas y éstas han desempeñado su papel. Pensemos en la evolución sufrida en España: en los 80 la sustancia dominante era la heroína, asociada a delincuencia, marginalidad, SIDA, lo que derivó en una alarma social (el consumo de drogas se convirtió en uno de los problemas que más preocupaba a la sociedad); también tuvo presencia la cocaína, droga rodeada de connotaciones positivas. En los 90 el consumo de heroína disminuyó, mientras que creció el de cannabis y otras drogas.

Leer más: ¿Qué ha cambiado?

Los valores son creencias, principios que reflejan nuestros intereses, sentimientos, convicciones más importantes, y que orientan nuestra conducta definiendo nuestra actitud ante la vida. El sistema de valores se define en cada persona a lo largo de la vida, a partir, fundamentalmente, de sus vivencias y experiencias. Trabajar en las aulas los valores es importante para promocionar un estilo de vida saludable ajustado socialmente. El adolescente que construye progresivamente un sólido sistema de valores prosociales que aplica a sus comportamientos cotidianos, tenderá a desplegar una serie de conductas que le aproximarán al bienestar, también como valor en sí mismo.

Leer más: Lo que de verdad importa

El hombre vive en grupo desde tiempos inmemorables y en muchas ocasiones, la presión de las masas está subestimada. No siempre somos conscientes de cuántas cosas hacemos simplemente porque los demás las hacen, sin más, incluso cuando nosotros podríamos tener un criterio diferente al respecto.

Leer más: El peaje del grupo

En la sociedad actual existe una tendencia a la normalización de ciertos consumos de sustancias y a su banalización, es decir, a restarle importancia a los riesgos que llevan asociados. Cuanto menor sea el riesgo percibido en el consumo de una sustancia, mayor puede ser la probabilidad de llevarlo a cabo. Esto se ve reflejado en la última encuesta ESTUDES, realizada por el Observatorio Español sobre Drogas. En ella, estudiantes puntúan al alcohol como la sustancia que genera conductas de menor riesgo; por el contrario, la heroína, el éxtasis o la cocaína son las sustancias asociadas a conductas de mayor riesgo. La realidad es que el alcohol y el tabaco son las drogas más consumidas por los adolescentes en España, seguidas del cannabis. Casualmente, estas tres sustancias son las que menor alarma social generan.

Leer más: La ruleta rusa

Los diversos factores de riesgo no pueden considerarse de forma aislada puesto que el consumo de drogas, como cualquier otro comportamiento humano, implica no sólo a la persona sino también a la sustancia y el contexto en el que se desarrolla. Los ámbitos más importantes en la educación de niños y adolescentes son la familia, la escuela y el grupo de amigos. A la par, existen elementos sociales y culturales que están presentes en sus vidas y que guardan cierta relación con los consumos de drogas, algunos de ellos son: actitudes sociales, uso del tiempo libre y medios de comunicación, entre otros.

Leer más: ¿Me ayudas?