Menu

El peaje del grupo

El hombre vive en grupo desde tiempos inmemorables y en muchas ocasiones, la presión de las masas está subestimada. No siempre somos conscientes de cuántas cosas hacemos simplemente porque los demás las hacen, sin más, incluso cuando nosotros podríamos tener un criterio diferente al respecto.

Curiosamente, el grupo parece tener “vida propia”, tiende a absorber a sus miembros e influye en su forma de pensar.

El tener que enfrentarnos a “todos” se convierte en una opción temida, pese a que la persona sepa que ceder puede suponerle verse envuelta en situaciones no deseadas. Las habilidades sociales nos pueden permitir salir airosos de situaciones difíciles como la mencionada.

A partir de las campañas seleccionadas para este bloque, se tratará en el aula la importancia que se le concede al grupo y cómo poder ser asertivos cuando queremos expresar algo contrario a lo que dictan otros.

Actividad previsionado

Antes de ver las campañas seleccionadas para este bloque, se dividirá la clase en dos mitades y cada una de ellas se organizará en grupos de 4 personas. Una mitad trabajará sobre aquellos beneficios que nos otorga la pertenencia a un grupo (preferiblemente grupo de iguales) y la otra sobre los “peajes” que se presentan habitualmente en cualquier grupo (cosas por las que tenemos que pasar para sentirnos bien en él).

Recorrido Virtual

Para realizar este bloque de actividades debe visionarse la campaña “Hay un montón de razones para decir no”, de esta Sala Virtual "FAD: más de 25 años, más de 50 campañas".

Puedes navegar por esta sala virtual e interactuar con sus elementos destacados para visualizar las campañas.

Actividad de postvisionado

Una vez vistas las campañas seleccionadas, se lanzarán algunas preguntas para iniciar un breve debate: ¿Qué hemos visto? ¿Qué os sugieren estas campañas? Se pedirá al grupo que, a partir del trabajo realizado en la actividad anterior, recuerden y pongan ejemplos de cosas que hacemos sólo porque los demás las hacen. Se puede abrir un turno de palabra sobre experiencias personales de presión de grupo y cómo se sintieron ante las mismas.

A continuación, los grupos formados por 4 personas (los mismos que trabajaron en la actividad previsionado) idearán diferentes maneras de decir “no”.

El profesorado podrá apoyarse en la información que se ofrece más abajo, con el fin de ayudar a los alumnos a completar, y en su caso mejorar, las respuestas.

Éstas son algunas técnicas útiles en este sentido:

Di NO: Decir que NO sin más, sin añadidos. (Ej: “Yo no voy”).

Dar explicaciones/decir lo que piensas: aportar datos para que el otro entienda la razón de nuestra negativa. (Ej: “Yo no voy porque es peligroso para mí”).

Dar excusas: aportar explicaciones que no son necesariamente ciertas pero que justifiquen la no participación en la actividad. (Ej: “No puedo, me esperan en casa”).

Disco rayado: repetir hasta la saciedad, tantas veces como sea necesario, la misma frase, hasta que el otro deje de insistir. (Ej: “Yo no voy”... “He dicho que no voy”… “Ya te he dicho que no voy”).

Técnica del espejo: devolver al otro su argumento, con prácticamente las mismas palabras y normalmente en forma de pregunta. (Ej: “¿O sea, que si no voy no soy tu amigo?”).

Enfrentarse verbalmente: utilizar palabras más fuertes para rechazar aquello que se propone (no necesariamente insultos. Como ejemplo, considerar lo que ocurre, por ejemplo, entre los políticos).

Banco de niebla: dar la razón aparentemente, pero seguir haciendo lo que uno quiere. (Ej: “Me parece muy bien (pero no voy a ir)”.

Salir de la situación: Irse para no seguir sometido a la presión y no terminar haciendo lo que el otro quiere. (Ej: Levantarse e irse).

Sugerir alternativas: Dar otras opciones en vez de la sugerida (Ej: “Mira, mejor que ir a hacer graffiti, nos vamos a jugar al balón”).

Dar largas: Posponer la decisión para otro momento (Ej: “Hoy no me viene bien, ya hablamos mañana”).

El poder pensar en las diferentes maneras que hay para decir “no” ante una situación en la que no queremos ser partícipes es ya, de por sí, un avance. Lo fundamental es transmitirles la idea de lo importante que es decidir por uno mismo, sin dejarse arrastrar por el resto.