Menu

¿Me ayudas?

Los diversos factores de riesgo no pueden considerarse de forma aislada puesto que el consumo de drogas, como cualquier otro comportamiento humano, implica no sólo a la persona sino también a la sustancia y el contexto en el que se desarrolla. Los ámbitos más importantes en la educación de niños y adolescentes son la familia, la escuela y el grupo de amigos. A la par, existen elementos sociales y culturales que están presentes en sus vidas y que guardan cierta relación con los consumos de drogas, algunos de ellos son: actitudes sociales, uso del tiempo libre y medios de comunicación, entre otros.

En la exposición se pueden ver una serie de campañas que giran en torno al lema “la educación lo es todo”, haciendo especial hincapié en los ámbitos educativos por excelencia: la familia y la escuela.

La familia es el primer agente socializador, por ello la interacción entre sus miembros y el ambiente familiar constituyen elementos fundamentales a la hora de entender la prevención de los problemas vinculados al consumo de drogas.

El modelo de conducta que presentan los padres y las madres, y el estilo de vida transmitido (valores, actitudes, comportamiento) influye poderosamente en la configuración psicológica y social de los menores.

La ausencia de límites en casa o de normas claras y consistentes, la sobreprotección (o ausencia de la misma), la falta de reconocimiento/aprobación y la rigidez en las relaciones configuran estilos educativos de riesgo.

El clima afectivo y la comunicación entre los miembros de la familia son fundamentales para la estabilidad emocional de sus componentes.

La escuela, además de cumplir una función instructora, es una institución esencial en el proceso de socialización de los niños y de los adolescentes. En ella se pueden aprender y entrenar muchas de las habilidades que les permitirán manejar situaciones presentes en sus vidas. Es importante que la escuela favorezca no sólo el éxito académico de su alumnado sino también el éxito personal.

Actividad previsionado

Como hemos visto, la familia y la escuela son ámbitos muy importantes en el desarrollo de niños y adolescentes, por ello, antes de ver las campañas seleccionadas para este bloque, se plantea a la clase que identifique aquellas características de la familia y de la escuela que les hacen ser fundamentales en sus vidas. El alumnado, en grupos de 3-4 personas, enumeraran los aspectos positivos que definen un ambiente familiar y escolar saludable, para después pasar a ponerlo en común y trasladar las conclusiones a la pizarra (se aconseja que un alumno o el propio profesor traslade toda la información de la pizarra a un folio ya que será necesaria en la actividad posterior).

A continuación, el profesor comenta a los alumnos que en la exposición van a encontrar algunos anuncios que transmiten la idea de lo importante que es la educación, más concretamente la función de la familia y de la escuela. Se les aconsejará que presten atención e identifiquen algunos de los aspectos ya comentados.

Recorrido Virtual

Para realizar este bloque de actividades deben visionarse las campañas “Todos somos responsables” y "Enséñales a vivir", de esta Sala Virtual "La educación lo es todo".

Puedes navegar por esta sala virtual e interactuar con sus elementos destacados para visualizar las campañas.

Actividad de postvisionado

Después del visionado de las campañas seleccionadas, se plantea otra actividad relacionada con la anterior, cuyo objetivo será relacionar esas características enumeradas previamente con la prevención de conductas de riesgo en general, y del consumo de drogas en particular. Como pueden haber pasado días, el profesor volcará la información recogida sobre los aspectos positivos de la familia y de la escuela en la sesión anterior a la pizarra para que sirva de recordatorio (en dos columnas, por ejemplo). A continuación se visionarán/escucharán de nuevo las campañas “Todos somos responsables”, “Enséñales a vivir” y Radio: No sabes lo que estás metiendo.

A continuación, el profesor preguntará a los alumnos qué mensaje creen que quieren transmitir las dos primeras campañas (existen muchos elementos en la sociedad que pueden ser determinantes en nuestra formación como personas). En relación a esto será importante recalcar que, concretamente la familia y la escuela pueden enseñarnos muchas cosas que luego utilizaremos en nuestra vida diaria.

A continuación, se lanzará una pregunta a la que deberán dar respuesta en grupos de 4-5 personas (se apoyarán en el trabajo realizado en la sesión anterior). La pregunta será: ¿Qué cosas nos pueden enseñar nuestros padres y nuestros profesores para evitar que podamos tener un problema con una droga? Se les dejará 15 minutos para que recojan todas las ideas que les parezcan apropiadas.

Una vez que los alumnos expongan sus impresiones, se les transmitirá la idea de que en el consumo de drogas el hecho de que una persona utilice esas drogas para manejarse en situaciones sociales y personales (para relacionarse mejor con los demás, para evadirse de los problemas, para divertirse, para sentirse parte de un grupo, para sentirse más seguro, etc.) es lo más peligroso. Sin darse cuenta puede otorgar a las drogas funciones que no tienen (“soy yo quien me relaciono con los demás”, “soy yo quien afronta los problemas”, “soy yo el que decide….”). Nuestras habilidades personales, mejores o peores, serán las que nos tengan que guiar y las que nos permitirán ir avanzando. Para entender las drogodependencias es útil saber que la sustancia es importante (puede generar dependencia), pero más importante es el significado y el lugar que el consumidor le da en su vida.

Este espacio se va creando poco a poco y cuando la persona se da cuenta puede ser ya difícil volver atrás.

Por ello, la familia y el profesorado pueden ayudar a los niños y a los adolescentes a aprender habilidades, recursos personales y sociales que les serán útiles, y que ellos mismos irán perfeccionando a medida que vayan experimentando sus propias situaciones sociales y personales. Escuchar a los adultos puede ser interesante y convertirse en una inversión todo aquello que puedan transmitir, por ello es importante mantener canales de comunicación abiertos con ellos.

A continuación se hará referencia al eslogan de la cuña de radio “No sabes lo que te metes I y II”: “La parte de responsabilidad que tienen los demás es importante pero, ¿has pensado en la que tienes tú?”, abriendo un debate con todos los alumnos a partir de la pregunta planteada.

El profesor se apoyará en la idea de que el principal responsable en el consumo de drogas es el propio consumidor, lo que éste tenga a su alrededor serán fuentes de influencia en constante funcionamiento que deberán ser manejadas y superadas por él mismo.

Finalmente, el profesor comentará que en las campañas analizadas también se hace referencia al poder que tienen los medios de comunicación y la publicidad en el consumo. Los publicistas quieren que aumente el número de consumidores por lo que su mejor público, y al que dirigen gran parte de sus anuncios, es la gente joven, ¿es cierto todo lo que nos “venden”? Ser crítico con lo que nos rodea nos hace más inteligentes y nos permite tomar decisiones más ajustadas a la realidad.